Miguel García desvela la adaptación a nuevas distancia olímpicas en esprint y Guille Díez-Canedo defiende el eslalon como una “ciencia que parece arte”

Catoira (Pontevedra), 27 octubre de 2018.- El entrenador del K4 Miguel García ha acaparado hoy la atención en el VII Congreso Internacional de Entrenadores de Piragüismo de Aguas Tranquilas con una ponencia sobre el cambio de entrenamiento para adaptarse a la nueva distancia olímpica de 200 metros mientras que en la modalidad de Eslalon el responsable de la selección española, Guillermo Díez-Canedo, ha defendido que esta disciplina “acaba siendo ciencia aunque, a veces, parece más un arte”.
Pertenecientes ambos al equipo de técnicos de la Federación Española de Piragüismo, sus conferencias han formado parte de la segunda jornada de la reunión científica más relevante organizada en el ámbito internacional, que durante este fin de semana tiene lugar en Catoira (Pontevedra), con la asistencia de 300 técnicos de 15 países.
Entre los referentes del día figura Jean-Michel Prono, presidente del Comité de Eslalon de la Federación Internacional de Piragüismo, ICF por sus iniciales en inglés, que ha mostrado su satisfacción porque el Congreso de Entrenadores de Piragüismo, que alcanza la séptima edición en aguas tranquilas, incorpore este año la primera convocatorio de eslalon.
“Es un éxito”, ha dicho Prono, que ha calificado como “muy interesante”  el contenido abordado en las ponencias de eslalon, y ha planteado la posibilidad de que la ICF pueda apoyarse en el Congreso de Catoira, en el que ha encontrado una “posibilidad” de promocionar los contenidos teóricos fundamentales a compartir por los técnicos de distintos países.
Miguel García ha cautivado a los congresistas con un resumen de la preparación, los cambios y la estrategia seguida desde 2008 hasta 2016 por el cambio de distancias en el programa olímpico que generaban una serie de dudas ya que el piragüismo, que “por tradición” es un deporte de resistencia, ha pasado desde la distancia de 1.000 o 500 metros a la “velocidad pura” de 200.
“Tuvimos que estudiar la distancia, proponer cambios en la planificación, cuantificarlos”, ha explicado el técnico, cuyos palistas lograron medallas en Pekín, Londres y Río, un resumen del camino recorrido desde en los 12 últimos años.
Ha rememorado los inicios de pretemporada que realizaban los palistas hace años con series de 16 kilómetros y 20 kilómetros contrarreloj en la primera sesión, que han marcado una pauta a la que se ha unido el “caldo de cultivo dejado por el K4 mítico subcampeón olímpico en Montreal 76, entrenado por Eduardo Herrero, y las referencias procedentes de países como Rumanía”.
Miguel García ha citado 2009 como el “punto de inflexión” motivado por la inclusión de los 200 metros dentro del programa olímpico y ha detallados las dudas y las respuestas encontradas para dar respuesta a esa conversión de la distancia de 1.000 y 500 a los 200.
Por su parte, el responsable de eslalon de la selección española, Guillermo Díez-Canedo, ha celebrado la inclusión del eslalon en el Congreso de Entrenadores, a un ambiente “científico de deporte de alto nivel” en el que las personas del eslalon tienen “mucho que decir”, si bien en ocasiones “no ha tenido un escaparate” en el que exponer sus ideas.
“Esta es una oportunidad de de compartir con otros entrenadores, y también con los de aguas tranquilas, que supone un estímulo muy grande”, ha asegurado Díez-Canedo. “Aprendemos y  descubrimos nuevas  vías sobre qué incorporar a nuestra modalidad y por dónde ir”, ha añadido.
También ha respondido a la expectación la intervención del húngaro Viktor Huvos, que ha presentado un novedoso sistema tecnológico para monitorzar el entrenamiento, que simultanea datos de frecuencia cardiaca, potencia de la palada y temperatura corporal, complementado con un pinganillo que permite al palista conocer la evolución de estos tres parámetros mediante un mensaje de voz. Asimismo, el entrenador dispone de la misma información en su tablet.
En otra de las conferencias el inglés Jon Schofield, subcampeón olímpico en K2 200 en Río tras los españoles Saúl Craviotto y Cristian Toro, ha apelado a un simil con las tres partes de una regata de 200 metros -salida, mantenimiento y final- para explicar su trayectoria deportiva desde los JJOO de Pekín a Río.

Enlace vídeo GUILLERMO DÍEZ-CANEDO
https://drive.google.com/file/d/1kR_0SYSA2W26-kLzKfdKL_U2fE_9GL7o/view?usp=sharing